Arte Colonial

Arte Colonial

pintura arte colonial cusqueña

La época de la pintura colonial cusqueña dentro de Perú, fue un acontecimiento que afecto con gran magnitud, en especial la cultura de la pintura cusqueña. La época colonial fue una etapa de dominio español en el Perú, que comenzó su apoteósica apertura el 26 de julio de 1533 tras la muerte del Inca Atahualpa y finalizada el 9 de diciembre de 1824 con la capitulación de Ayacucho.

América era entonces un territorio plural, con enorme diversidad geográfica, donde existía una población local con múltiples culturas y religiones. El objetivo, más allá de asentarse en el territorio, será el de reducir la pluralidad peninsular y dar unidad al territorio americano. Comienza así la labor evangelizadora de conversión al cristianismo y de instalar el castellano como única lengua.

La llegada precipitada de los españoles al territorio peruano tuvo un impacto en la activa y constante producción ya existentes de elementos simbólicos en la cultura andina; conocido hoy en día como el arte prehispánico el cual sufrió un revés sin precedentes. Debido a la incompatibilidad entre las percepciones españolas que tenían como fundamento principal el realismo europeo y las tradiciones andinas que hasta el momento desarrollaron una técnica ligada al tradicionalismo hizo que, ante la incomprensión del mensaje que los españoles querían impartir, destruyeran casi todas las formas de representación local que existían, facilitando así su tarea conquistadora. Las quilcas, los quipus, los tocapus o los dibujos simbólicos de los incas no fueron entendidos ni aceptados por los peninsulares, pues no encontraban ningún elemento cercano a sus tradiciones visuales adoptados.

Con este bagaje visual, los españoles utilizaron las populares imágenes de Cristo, la virgen María, Santos, representadas en su mayoría en cuadros cusqueños. Con el propósito principal de llevar a cabo las primeras evangelizaciones en el vasto territorio peruano, ante la estupefacta mirada de los indígenas. Lo que probó ser una medida muy efectiva, pues logró facilitar el entendimiento de la fe cristiana a los indígenas. El arte durante los primeros años virreinales fue exclusividad de los religiosos y su uso tuvo un fin práctico principalmente en el adoctrinamiento además de lucirse en sus obras. Aunque fueron de mayor impacto visual no sólo pinturas coloniales cusqueñas o imágenes estuvieron presentes en esta tarea se encuentran también esculturas de diversos tamaños y retablos que fueron herramientas imprescindibles para los misioneros católicos.

Con el tiempo la influencia española dominará y se impondrá a la autóctona. Desde España llegarán al Nuevo Mundo numerosos artistas que formarán talleres y enseñarán a los nativos, entre ellos con mayor destaque el autóctono de San Sebastián- Cusco, el gran maestro, Diego Quispe Tito, también los modelos y estilos de la península, como son el gótico, renacimiento, manierismo, barroco y neoclasicismo. Como se mencionó anteriormente es fundamental  señalar la importancia de la pintura en el proceso de evangelización, ya que sus temas religiosos y didácticos tratan diferentes episodios de la vida de Jesús, de la Virgen y de los santos más populares.

El desarrollo de la tradición cultural de la pintura en la época colonial en la Región de Cusco en Perú, se caracteriza fundamentalmente por la fusión de cosmovisiones y técnicas de conquistadores y aborígenes, una diferencia fundamental con los conquistadores anglosajones, quienes simplemente eliminaron todos sobre los indios de Norteamérica y no permitieron ningún tipo de mezcla.

El arte colonia cusqueño, desarrollado por artesanos indios y maestros europeos, tuvo como principal fundamento la misión evangelizadora de los conquistadores, y por época y función social, corresponde claramente al estilo barroco.

La conquista del Perú por el colonizador Pizarro y la progresiva organización del sistema colonial trajo como consecuencia la desaparición de muchas de las tradiciones plásticas precolombinas y la implantación de una nueva tradición basada en el arte occidental. Sin embargo, existe una remarcada época en los inicios de la época colonial, llamada de transición, en que se da un momento especial para el arte colonial donde básicamente se combina elementos de las culturas precolombinas y formas del arte europeo occidental.

En cada pieza de la pintura colonial cusqueña, los motivos religiosos son los gobernantes, así como los parámetros de representación europeos; pero éstos fueron sutil y subterráneamente “digeridos” por los aborígenes americanos, quienes colocaron en cada obra elementos propios de sus culturas de modo tal que se entremezclaban con los imágenes católicas importadas, manteniendo de este modo, la voluntad de forma de la producción artística indígena subsistiendo por debajo del arte europeo impuesto a la fuerza.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Related Blogs

venta de pinturas cusqueñas, cusco
Posted by admin | 26 septiembre, 2018
Venta de pinturas Cusqueñas
La pintura cusqueña tiene un valor incalculable en la historia del arte mundial, a pesar de tener aparición en un momento agrio en la historia peruana de la Conquista, la...
Posted by admin | 3 septiembre, 2018
Ángeles Arcabuceros
La escuela cusqueña tuvo diferentes propuestas únicas de valor artesanal que hicieron e su esplendor único, resaltar su originalidad y su incomparable valor artístico, entre las grandes creaciones de arte...
Posted by admin | 10 agosto, 2018
Técnicas de la pintura colonial
La pintura de la escuela cusqueña es un célebre movimiento artístico andino conglomerado de pinturas surgida en la ciudad virreinal del Cusco. Catalogada por muchos artistas entre una de las...